25 de ene. de 2010

10 hábitos para tener la casa ordenada

Una casa ordenada ayuda a mantener la mente tranquila y relajada.

El día a día de todo el mundo es bastante estresante. Y más cuando todos los componentes mayores de edad de la casa trabajan. En estos casos, el trabajo del hogar desciende al mínimo entre semana y los fines de semana hay que resolver el acumulado.

Normalmente, esto va generando durante la semana un pequeño estrés, ya que nos vamos dando cuenta de todo lo que hay que hacer y viendo que el fin de semana habrá que dedicarle más tiempo a limpiar que a disfrutar.

Imaginaos que durante toda la semana tuviésemos la casa arreglada, la ropa en su sitio, el fregadero vacío... en resumen, tener la casa ordenada y limpia permanentemente. Que tranquilidad, ¿eh? Con un poco de constancia y unos pocos minutos, esto es posible si seguimos los siguientes hábitos:

1. Nunca dejar vajilla en el fregadero. Si limpiamos siempre lo que ensuciamos nada más acabar, en pocos segundos tendremos el fregadero tal cual lo habíamos encontrado.

2. Dejar el baño ordenado al acabar. Cuando usemos el baño, limpiar en un momento el labavo, el váter o lo que hayamos utilizado rápido. Sólo nos llevará unos pocos minutos y podremos disfrutar de un cuarto de baño siempre limpio.

3. Recoger las cosas por el camino. Si tienes niños o tus compañeros de piso son un poco relajados, el ir recogiendo las cosas que veas fuera de lugar mientras te las vas encontrando y guardándolas en su sítio ayudará enormemente a mantener la casa en orden.

4. Nunca dejar la ropa a la vista. Todos solemos dejar alguna prenda de ropa a la vista cuando nos cambiamos, cuando la recogemos del tendedero, etc. Dejando la ropa en su sitio, ya sea en los armarios o con el resto de ropa sucia, ayudaremos a encontrar un espacio más límpio y ordenado.

5. Sacar la basura todos los días. Aunque no esté completamente llena. De esta manera, las probabilidades de que se llene a mitad de alguna rutina de la casa bajan bastante.

6. Ordenar la casa antes de salir. Imagínate llegar a casa cansado y que esté todo ordenado, la cama hecha, etc. Que gusto ¿eh?. Esto es posible si lo dejas así antes de salir.

7. Ordenar la casa antes de irse a dormir. De esta manera, nada más levantarte no tendrás que ir viendo el desorden de la casa, por lo crecerán tus niveles de estrés recién levantado.

8. No dejar que crezcan las pilas de papeles. Todos tenemos esa pila de papeles por revisar en algún lugar de la casa (la cocina, el salón, ...). Si todo papel que cae en nuestras manos lo ordenamos al momento (aunque sea en la papelera), acabará desapareciendo esa pila tan molesta.

9. Quitar los papeles del frigorífico. Hay papeles que se cuelgan en la nevera y que acaban perteneciendo al electrodoméstico. Acaba con ellos. Si tienes que apuntarte alguna tarea, utiliza la agenda.

10. Enseña a los niños a recoger las cosas. También vale para tu compañero de piso. No hay nada más estresante que encontrarse cosas tiradas por todos los lados.

Puedes ver más sobre esto en Zen Habits

2 comentarios:

  1. Pues de estos consejos doy fe. Yo lo llevo aplicando desde que vivo en el piso con dos compañeros más y todos, en este sentido, somos muy ordenados y limpios. Se puede decir que incluso se respira tranquilidad en el hogar...

    ResponderEliminar
  2. Parece mentira lo que estos pequeños gestos diarios ayudan a tener un poco de paz mental al llegar a casa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...